octubre 23, 2016

Tesoro Prestado




No puedes molestar a dos machos alfa como Hudson y Ridge y no esperar las consecuencias, no cuando te has convertido en su obsesión.
Ellos tienen un objetivo… pero su único obstáculo tiene piernas largas, curvas macadas y una boca hecha para pecar.
Ellos lo hacen todo juntos, y Charlotte no es la excepción. Ella los tentó… y ahora tienen que cobrárselo. Juntos.
¿Pueden tomar lo que quieren y seguir con el plan? Un metro setenta de exuberante adicción dice que no.

Precaución: este libro contiene situaciones que involucran sumisión y dudoso consentimiento. El héroe está obsesionado más allá del control. Nada puede detenerlo de la única mujer que tendrá. Estos temas son disparadores para unos, y dulces caramelos para otros. Si estas dispuesta a esperar hasta la última página para juzgarlo, el final lo vale, lo prometo.


1 comentario: